business studiescomputer dictionaryHow to make a websiteNiche websitesHow to make a website

Fonoaudiología

Imprimir
PDF

Las terapias que realizamos con los niños van dirigidas al desarrollo del lenguaje oral a través de la audición. En cada caso se diseña la terapia teniendo en cuenta las necesidades y características individuales del niño involucrándolo en el programa de Terapia Auditiva Verbal o en Habilitación Auditiva. El programa se establece fundamentalmente sobre la base de la edad de inicio del tratamiento y de otras dificultades asociadas a la pérdida auditiva que pueda tener el niño. En este proceso es fundamental y por lo tanto requisito para abordar el programa:

  • Participación y colaboración activa de la familia a través de la asistencia a las terapias y a los talleres.
  • Amplificación auditiva óptima, con su debida revisión y adaptación semestral, o cuando la fonoaudióloga así lo indique.
  • Integración del niño – niña al proceso educativo regular (escogido y financiado por la familia o por el estado si es educación estatal).

  • Asistencia rigurosa a las sesiones programadas para cada niño.

 


Terapia Auditiva Verbal


“La Terapia Auditiva Verbal tiene como objetivo la comunicación, empleando la audición como vía principal de recepción de los estímulos del habla y el lenguaje y a los padres como principales modelos para el lenguaje. A través de este abordaje, el niño aprende a utilizar la audición para comunicarse verbalmente y emplea el canal auditivo para la decodificación y para el monitoreo de sus producciones. (Estabrooks, 1994)”

Al programa de Terapia Auditiva Verbal ingresan niños detectados, amplificados e intervenidos en edades tempranas, cuyos padres se comprometen en el estímulo permanente del lenguaje en la casa y cuyas características individuales (niños sin compromisos neurológicos asociados) les permiten acceder al lenguaje solamente por vía auditiva.

Principios fundamentales de la Terapia Auditiva Verbal

 

  1. Detectar la pérdida auditiva lo mas pronto posible mediante programas de tamización auditiva, de ser posible inmediatamente después del nacimiento y a lo largo de la infancia. La detección temprana es fundamental puesto que cualquier privación auditiva conduce necesariamente a retrasos importantes en el desarrollo comunicativo oral, es decir en su lenguaje receptivo y expresivo. El diagnóstico precoz es crucial para que la intervención (rehabilitación/tratamiento) ocurra lo más temprano posible.

  2. Lograr una intervención médica y audiológica adecuada, rápida y eficaz, que incluya la selección, adaptación y mantenimiento de las prótesis (ya sea audífonos, implante coclear o cualquier otro dispositivo auditivo). Una vez identificadas las necesidades del niño es necesario elegir la prótesis que el niño requiere y que se garantice una correcta adaptación y un mantenimiento constante de la misma. Una tecnología auditiva adecuada junto con el trabajo terapéutico y del hogar, son indispensables para lograr el desarrollo del lenguaje hablado. La amplificación debe adaptarla el experto (audiólogo o en su defecto fonoaudiólogo) Dicho profesional evalúa y garantiza la ganancia acústica suficiente que le permita escuchar toda la gama de sonidos del lenguaje. El niño debe estar amplificado óptimamente, lo antes posible y desde el primer momento usar su amplificación todos los días durante todo el día. Así mismo dicha amplificación debe ser monitoreada y ajustada periódicamente. (promedio cada 3 a 6 meses.).

  3. Iniciar la intervención fonoaudiológica inmediatamente después del diagnóstico auditivo, lo más pronto posible incluso después del nacimiento. Es vital no perder tiempo entre el diagnóstico de la pérdida auditiva y el inicio de la estimulación auditiva con el/la fonoaudióloga/o. Este es tiempo que pierde en su desarrollo del lenguaje y difícilmente se logra recuperar.

  4. Ayudar al niño a integrar la audición en el desarrollo de sus facultades comunicativas y sociales. El programa de estimulación de las habilidades auditivas debe ir enfocado siempre a la adquisición del lenguaje oral. La meta es lograr las habilidades lingüísticas. Las diferentes etapas de desarrollo de la percepción auditiva en el niño oyente, son la base del trabajo en el niño con deficiencia auditiva para prepararlo para la comunicación oral. El fin último es lograr personas bien adaptadas e integradas a la sociedad.

  5. Contribuir al desarrollo auditivo del niño mediante sesiones individuales. Las sesiones individuales de terapia auditiva maximizan el desarrollo de cada niño en particular como oyente y comunicador verbal y permite a los padres servir como modelo principal.

  6. El programa esta centrado en la familia. El programa de intervención debe ser siempre con los padres quienes son los referentes permanentes del lenguaje del niño. Es junto a ellos que todo niño aprende a hablar. Deben estar en capacidad de estimular el desarrollo del lenguaje de manera paralela a las etapas que se van desarrollando en el programa terapéutico.

  7. Evaluar de forma continuada el desarrollo del niño, modificando el programa si así lo exigiese un nuevo diagnóstico o implementando nuevas metodologías.

  8. El diagnóstico continuado es la función clave del terapeuta. El profesional debe saber la etapa evolutiva en las diferentes áreas de intervención en la que se encuentra el niño, (basada en edad cronológica y en la edad auditiva), para poder elaborar un programa de trabajo y poder guiar a los padres. Las áreas de trabajo que deben ser estimuladas incluyen: desarrollo auditivo, desarrollo lingüístico, desarrollo fonológico y desarrollo cognitivo. Así mismo el terapeuta deberá guiarlos de forma eficaz a través de las distintas –y a veces solapadas- etapas de desarrollo del niño.

  9. Proporcionar servicios de apoyo para facilitar la integración educativa y social del niño en colegios de normo-oyentes. Los terapeutas deben colaborar estrechamente con el equipo de educadores, apoyándoles y guiándoles respecto a los niveles lingüísticos del niño; es una labor desde que el niño ingresa a la escuela hasta que la termina. En ocasiones la integración en un colegio no se produce con éxito y es necesario proceder a un cambio.

Habilitación Auditiva

Este programa tiene como objetivo la comunicación, empleando no solamente el canal auditivo como vía de recepción del lenguaje sino además el canal propioceptivo y visual como complemento. Los niños que no cumplen con las características necesarias pera la Terapia Auditiva Verbal se involucran en la metodología de habilitación auditiva.

Publicaciones

Testimonios

VIdeo

Importante

Conmutador

(57 1) 288 1801
Teléfonos:

(57 1) 5104341
(57 1) 5106499
(57 1) 5103829

Celular:
+57 (316) 6243334
Calle 35 No.17-24 (Teusaquillo)
Bogotá D.C. - Colombia
Encuéntranos en: